Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Serpiente nueva
Hoy a las 4:25 pm por Phoebe Dieudonné

» La complicación hecha búsqueda (?)
Hoy a las 1:07 pm por Ivet Vandenberg

» BLACK -ID
Hoy a las 3:07 am por the Astronaut

» [JUEGO] Abrazo, beso, patada
Ayer a las 8:16 pm por Cassian

» Buscando a esa persona especial
Ayer a las 6:23 pm por Seth.

» Nea Ellada +18 (ÉLITE)
Ayer a las 5:47 pm por Invitado

» Edric Blake
Ayer a las 4:59 pm por the Astronaut

» Normas del Foro [Continuación de firmas]
Ayer a las 9:27 am por Edric Blake

» ¿Cuál fue el último personaje que stalkeaste?
Vie Dic 15, 2017 11:26 pm por Luka Lawrence

» [JUEGO] Empareja al de arriba
Vie Dic 15, 2017 5:00 pm por Benjamin Williams

» ¿Qué estás escuchando en este momento?
Vie Dic 15, 2017 4:59 pm por Benjamin Williams

» Sin presiones en esta búsqueda
Jue Dic 14, 2017 5:21 pm por Ly Vasilyev

» ¡Saquémosle algo de provecho! [Búsqueda]
Jue Dic 14, 2017 4:16 pm por Francisco Escobar

» snif snif
Miér Dic 13, 2017 9:16 pm por Rias Gremmory

» [JUEGO] 15 posts antes de que llegue un chico hetero
Miér Dic 13, 2017 5:38 pm por Edgard Morcef

afiliados

Hermanos

Directorio


Élite

Devil Within +18 counting ★ stars

I'm Caffeine - [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm Caffeine - [ID]

Mensaje por Gabrielle Legrand el Miér Jul 29, 2015 1:30 pm


Gabrielle Legrand
Edad
60 reales, 22 aparentes
Raza
Demonio/Humano
Oficio
Vendedora M. Negro
Nacionalidad
Francesa
Or. Sexual
Pansexual

Psicología
Lo más característico de Gabrielle posiblemente sea la tranquilidad con la que se toma todas las cosas, como si no hubiera en la vida nada capaz de alterarla y hacer que pierda el control sobre sí misma. Y es que es una mujer con mucha sangre fría a la que ya pocas cosas pueden tomarla por sorpresa, pues siempre reacciona con calma, sabiendo que maneja la situación por muy desfavorable que pueda parecer.

Enfrenta al mundo con cierta indiferencia, sin esperar de él nada más que pasar el rato, sin nada por lo que preocuparse, pues es alguien que no tiene sueños que perseguir ni a nadie a quien proteger. ¿Qué es lo peor que podría pasarle? Lo único de valor que tiene es su vida, y sabe cuidarla bien, así que, ¿qué más da si el mundo arde mañana? No teme que las llamas puedan alcanzarle.
Las cosas importantes para ella no lo son realmente, se tratan de meras distracciones con las que mantenerse ocupada. Hay cosas que aprecia y de las que disfruta, por supuesto, pero eso no significa que vaya a derrumbarse si alguien tira café sobre su blusa favorita. Le parte la cara y ya está.

Es independiente, no necesita ayuda de nadie y jamás la espera, pues sabe que al final uno siempre está solo y que nada se da gratis en este mundo. Además, prefiere encargarse ella misma, resolver las cosas a su modo y ser quien tome las decisiones. No duda, ni se arrepiente, o al menos no está acostumbrada a esas cosas; tiene demasiada confianza en sus habilidades y se siente muy segura de lo que hace y lo que quiere, de modo que actúa con el único fin de lograrlo.

La mayoría de los que la conocen piensan que es egoísta, y seguramente no se equivoquen. A Gabrielle no le interesa cómo le vaya a los demás si eso no va a tener una repercusión directa sobre ella, muestra pocos reparos en usar a otros para su beneficio y no ha dado señas de querer a nadie más que a ella. Eso no quita que pueda mostrarse sociable y hasta tenga una interacción agradable con los demás, pero ha de quedar claro que nunca hace nada que no tenga como objetivo satisfacer alguno de sus deseos o necesidades.
En el trabajo es eficaz, pero no muy profesional que digamos. Es capaz de irse de tiendas o sentarse en una cafetería en mitad de una misión, solamente porque eso le apetece más, o buscar formas de hacer negocio con los pets de modo que a ella le salga más rentable. También cae en lo que podríamos llamar acoso laboral, pues son varias las veces que se la ha visto metiéndole mano a alguna de las criaturas que tienen en venta o incluso a otros vendedores, solo porque le hacen gracia sus reacciones o no le da la gana reprimir ese impulso.

Lo único que la salva de ser una perra insensible por completo es el amor que conserva hacia el recuerdo de su padre. Gabrielle tiene un guardapelo en el que guarda una fotografía suya, le gusta pensar en él y en los años que vivió como una humana normal, aunque a veces se castiga con esos recuerdos.

Biografía
Gabrielle se crió sola con su padre, un sastre de Deauville que pudo brindarle una vida cómoda cerca de la costa. Desde niña demostró ser bastante despierta, tenía un carácter sociable pero siempre prefirió la compañía de los adultos, pues encontraba a los otros niños simples y desagradables. No llegó a conocer a su madre, que había muerto en el parto, ni tenían familiares cerca, aunque a veces recibían la visita de algún pariente de su padre y éste se carteaba frecuentemente con su hermana y sus tíos. Gabrielle tenía una relación excelente con su progenitor, le encantaba verlo trabajar con sus ayudantes en el taller de costura, atender la boutique y relacionarse con los clientes, aunque sus momentos favoritos eran aquellos en los que se sentaba en silencio cerca de su escritorio para mirarlo diseñar.

Puede decirse que tuvo una vida feliz, aunque en el fondo ella sentía que... no era del todo normal. Algunas veces, cuando salía a pasear por la calle observaba a la gente, y aunque a simple vista no destacaba nada, si se concentraba, era capaz de distinguir a individuos que se salían de lo "común". Al principio no sabía de qué se trataba, los veía y parecían iguales a los demás, pero algo en ellos se veía antinatural, falso, como si fuera un disfraz. Con el tiempo empezó a notar que tenían una presencia diferente, a veces muy sutil, que les rondaba como un mal augurio. A medida que crecía se iba volviendo más evidente, hasta el punto de que con ver a alguien por primera vez podía saber si era de los "normales" o de los "otros". ¿El problema? También se iba dando cuenta de que ella misma irradiaba un aura similar a los del segundo grupo...

Este descubrimiento y otros igual de sorprendentes no causaron en ella ningún miedo. Lo aceptaba todo con naturalidad, a pesar de que no hablaba del tema con nadie, pero en el fondo era como si siempre hubiese sabido aquellas cosas, solo que las había olvidado. Probablemente sus sueños tuvieran mucho que ver con su forma de tomarse todo aquello. Cuando dormía en realidad le parecía estar despertándose en otra parte. Las imágenes, los sonidos, todas las sensaciones resultaban tan auténticas como de día, aunque algo diferentes. Gabrielle veía lugares que jamás había visitado, donde extraños seres deambulaban entre las sombras, al acecho de algo. Ella podía seguirlos sin que se dieran cuenta, y estudiándolos aprendía muchas cosas. Así supo que habían criaturas de muchas clases que se camuflaban entre los humanos, bien porque los necesitaban para perpetuar su especie, para alimentarse o porque querían llevar sus vidas. Algunos también lo hacían para protegerlos, actuando como guardianes. En cada ocasión que se iba a la cama se preguntaba qué nuevo dato aprendería, sintiéndose a salvo de que le devolvieran la mirada, teniendo la seguridad de que podía observar sin ser descubierta.
Pero se equivocaba.

Lo que Gabrielle no sabía es que cada día que pasaba, cada día que se deslizaba en busca de aquellas criaturas, su presencia allí cobraba más fuerza, hasta que dejó de ser invisible. Llamó la atención de uno de esos seres, y aunque se despertó antes de que la alcanzara, empapada de sudor y temblando como una hoja, ya era demasiado tarde. Vinieron a por ella, arrebatándole esa vida tranquila que no supo proteger, enseñándole el alto precio de jugar con fuerzas que uno no conoce y no puede controlar.
No es necesario que nadie la culpe por la muerte de su padre, ella misma se hizo responsable de aquello desde esa noche y es un golpe del que se resiente hasta el día de hoy.

Estuvo a nada de morir también, pero una inesperada aparición le salvó la vida. Surgió de la nada, una mujer alta y pálida, con ojos crueles y cabello largo como un velo de novia. Es de lo poco que recuerda Gabrielle de su madre, eso y las palabras que le dedicó una vez acabó con los invasores: "Me marché para protegerlo, y resulta que mi sacrificio no ha valido para nada; no imaginé nunca que nuestra propia hija sería la causa de su muerte. Mi error fue dejarte con vida y he pagado un alto precio por él. Ahora tú deberás saldar cuentas por el tuyo". Tras eso la entregó a manos de sus otros hijos para que se hicieran cargo de ella, y nunca más volvieron a cruzar caminos.

Durante las próximas décadas Gabrielle fue entrenada por sus hermanastros y utilizada como perro de caza una vez consiguió desarrollar los poderes que le concedía la sangre de su madre. Convirtiéndose en nada más que un arma para ellos, una que usarían hasta que dejase de ser útil y pudiesen reemplazar por otra, comprendió que estaba totalmente sola y que no podía contar con nadie más que con ella misma. Así que esperó pacientemente, sin levantar sospechas, hasta que encontró una oportunidad para escapar.
Después de tantos años sirviéndoles sabía todo sobre ellos, sus costumbres, sus debilidades, sus enemigos... y valiéndose de estos conocimientos los traicionó, aliándose con sus rivales, a quienes entregó la información que necesitaban para atraparlos desprevenidos. Como no confiaba en que no le deparase el mismo destino que a ellos, huyó en un momento de confusión.

Gabrielle era libre, pero no sabía qué hacer con esa libertad, pues no tenía a nadie con quién compartirla, ni metas, ni sueños. Así que se dedicó a hacer lo que sabía: cazar. Atrapaba a quien fuera mientras se pagase por su cabeza, ya fuera por venganzas personales o a cualquier Mercado Negro que necesitara mercancía fresca. Era capaz de vender a cualquiera mientras le pagasen lo suficiente, y muestra de ello es que entregó incluso a un vampiro que fue su compañero durante unos años. No es de extrañar que por estas cosas acabase con varios enemigos, llegando un momento en que se vio en la necesidad de desaparecer.

Vagando de aquí para allá, esquivando a viejos conocidos que se la tenían jurada, escuchó de una isla bastante particular que le llamó la atención. Tras hacer unas averiguaciones, Gabrielle tomó un barco hacia Loving Pets y decidió instalarse allí. No tardó en buscar trabajo en el Mercado Negro de la isla, esperando que eso le aportase un poco de emoción en su día a día.

Extras
Gustos:

Las bebidas calientes, especialmente el café y el chocolate
Fumar cigarrillos con sabores
Leer
La moda, más si está inspirada en los años veinte
Ir de compras
Los días lluviosos
Las armas
Los culos. Suele apretar, azotar, acariciar y pellizcar cualquier trasero bien formado que se cruce en su camino
El dinero
Escuchar música
La adrenalina, no importa el modo de conseguir experimentarla
Las cafeterías, librerías, tiendas de ropa, restaurantes, tiendas de antigüedades, teatros, cines y grandes hoteles
El olor a tinta
Viajar en tren

Disgustos:

Los niños
Que la interrumpan cuando está de compras
Aburrirse
Que le pidan dinero prestado
Los clientes que miran mucho pero no compran nada
La gente sin personalidad
Mancharse
La televisión
Su familia materna
No poder hacer las cosas a su manera
Los débiles


  • Desde que entró en la pubertad su envejecimiento ha ido siendo mucho más lento que el de un ser humano, por lo que apenas parece tener algo más de veinte años a pesar de que el tiempo que ha vivido es mayor.

  • Sus aptitudes físicas son superiores a las de un ser humano, aunque no tanto como las de un demonio de sangre pura. Puede levantar hasta media tonelada de peso, recorrer varios metros de un salto y atravesar largas distancias sin cansarse demasiado.

  • Tarda de horas a días en sanar lesiones de las que un humano necesitaría semanas para recuperarse, pero no es inmortal. Al alcanzar su cerebro o su corazón moriría al instante.

  • Sabe distinguir a un humano de un ser sobrenatural, y a éstos entre sí (puede diferenciar a un demonio de un vampiro, por ejemplo).

  • Cuando duerme puede realizar viajes astrales. Su entidad psíquica se desprende de su cuerpo y aparece en otros lugares, pudiendo presenciar sucesos que ocurren en ese mismo instante. Sin embargo, algunos seres pueden percibir su presencia y rastrearla.


Casi siempre lleva un maletín negro consigo.
Rara vez se la ve sin sus gafas de sol.

Nombre original del personaje: Coco Adel
Serie de la que proviene el personaje: RWBY


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Gabrielle Legrand
avatar
General
Amo


Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 29/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm Caffeine - [ID]

Mensaje por Aether el Jue Jul 30, 2015 8:33 am


Aether
avatar
Administrador
Loving Pets


Mensajes : 656

Fecha de inscripción : 08/09/2012

http://www.lovingpets.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.