Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas del Foro [Continuación de firmas]
Hoy a las 9:27 am por Edric

» Buscando a esa persona especial
Hoy a las 3:12 am por Irisviel Asakura

» ¿Cuál fue el último personaje que stalkeaste?
Ayer a las 11:26 pm por Luka Lawrence

» Edric Blake
Ayer a las 6:42 pm por Edric

» [JUEGO] Empareja al de arriba
Ayer a las 5:00 pm por Benjamin Williams

» ¿Qué estás escuchando en este momento?
Ayer a las 4:59 pm por Benjamin Williams

» Sin presiones en esta búsqueda
Jue Dic 14, 2017 5:21 pm por Ly Vasilyev

» ¡Saquémosle algo de provecho! [Búsqueda]
Jue Dic 14, 2017 4:16 pm por Francisco Escobar

» snif snif
Miér Dic 13, 2017 9:16 pm por Rias Gremmory

» [JUEGO] 15 posts antes de que llegue un chico hetero
Miér Dic 13, 2017 5:38 pm por Edgard Morcef

» [JUEGO] Cuenta hasta 10 antes de besar
Miér Dic 13, 2017 12:21 pm por Reira

» BLACK -ID
Miér Dic 13, 2017 2:58 am por Alain

» de regreso
Miér Dic 13, 2017 12:10 am por Rias Gremmory

» [JUEGO] Cambia la raza
Mar Dic 12, 2017 8:46 pm por Tzar Dakhor

» Loba busca... libertad y a los suyos
Mar Dic 12, 2017 2:28 pm por Phoebe Dieudonné

afiliados

Hermanos

Directorio


Élite

Devil Within +18 counting ★ stars

Crónica III - Un Cambio en la Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crónica III - Un Cambio en la Historia

Mensaje por Aether el Lun Mayo 01, 2017 11:23 pm

Un relato que fue entregado a nuestras manos sin autor, sin emisor. Desconocemos las razones y orígenes de este texto, sin embargo, por petición de su autor damos a luz a sus palabras, tras meses de mantenerlo bajo el polvo.





Traída desde el fondo de mi hogar
No desconfío de los lectores, confío en su curiosidad.


Mis inicios no son los esperados, tampoco los mencionados. Parte de mis historias son reales, ya que mentir no es mi mejor cualidad, pero al parecer he manejado la situación a lo mejor que mis facultades permiten.

En mi segundo surgimiento, ya conocía los fundamentos que regían a su sociedad. Al menos principios que se reiteran indiferente a las generaciones pasadas, presentes y futuras. El impacto no fue tan grande, a diferencia de la primera vez que me encontré con individuos que no eran lo que esperaba. Un sistema, un dialecto que sobrepasaba mis bajas expectativas. Mi segundo surgimiento no se regía por mis instintos, sino por lo único que me ha llevado por un camino calmo, sin tropiezos. La curiosidad. Curiosa de sus nuevos artefactos, nuevos conocimientos, nuevas motivaciones.

Tras tantos años, mis primeros pasos fueron torpes. Algo literal, debo añadir. La costumbre del bípedo no era mía, no era parte de mi hábito -mas, desde ese entonces, no ha sido un impedimento-. A pesar de lo torpe, no tardé en reencontrarme con el objetivo de mi curiosidad. Ustedes. Fastuosas y complejas arquitecturas. Algunas se habían mantenido desde mis años anteriores, estaban en mis recuerdos instaladas como la imagen que añoraba volver a palpar, y ahí estaban. No me esperaron, sin embargo, siguieron ahí. «Los años no les han tratado bien», me hubiese gustado bromear, pero se mantenían en tan estupenda forma que una pizca de envidia me pudo haber invadido. Pero no estaba ahí para envidiar sus construcciones, estaba estoy para admirar algo más.

El término de mi anterior visita había sido pensada, planeada, o con eso trataba de auto-convencerme. El envejecimiento y discordancia de mi supuesto camuflaje a las generaciones presentes derrumbaron cualquier pensamiento positivo. Mas, pasar desapercibida bajo la excusa de la excentricidad, facilitó mis siguientes pasos tras desenterrar mi pasada visita, oculta bajo una cómoda luna y luz artificial. El silencio era fue de gran utilidad. Esas ciudades no destacaban por tener una vida de grandes bullicios, reconociendo de inmediato melodías que rememoraban a mis años de confusión e ignorancia.

Un bello Club de Jazz, en ese entonces era un Club de caballeros con música prestigiosa de alta calidad, o al menos así recuerdo que lo describían sus acomodados visitantes. No deseo entrar en detalles que extenderían esta historia más de lo necesario, por lo que lo reduciré a que sus empleados me introdujeron a un mundo más complejo y completo de lo que mi hogar me podía proveer siquiera en mis breves instancias de daydreaming.

Sus rostros se mantenían tan perfectos como los recordaba, incluso gran parte de los visitantes permanecían en su rutina conocida por mí. Una bienvenida habitual, sin sorpresas, gritos, impactos. Un saludo, una invitación a un cocktail y un asiento que me enlazaba a relatar mis decisiones de hacía unos años atrás. Una conversación amena que me recordó la razón para volver, ser persona.

En ese entonces, los que llamamos pets no tenían su nombre como tal, no eran humanoides, sólo se extendían en el rango de animales no humanos que uno reconocía como habitual.

Mis primeros meses de inducción a ese presente fueron, lo que podría llamar, emocionantes. Tantas cosas se habían logrado en ese entonces, -tantas, para lo que mi acotada mente lograba admirar-. Guerras, cambios, ideologías, creencias, perspectivas, tantos términos, tantos criterios. Mi curiosidad se alimentaba de cada avance que se había alcanzado hasta ese entonces. Todos eran un aporte único, cada uno era una visión que me daba una nueva forma de ver la misma historia. Me insertaron en el aprendizaje. Comencé de nuevo desde la escritura. Como mis pasos, mis manos no podían trazar una línea. Fue aprender desde el inicio, pero me fascinaba.

Nunca tuve expectativas de lograr grandes cosas. Mi mayor éxito era aprender del éxito ajeno.

______________________________

Mi vida nunca fue emocionante, no lo ha sido, y pongo en duda que en mi futuro lo será. Por lo que puedo reducir los siguientes párrafos en unas pocas palabras:

Durante años estudié.
Durante años aprendí sobre cada logro registrado.

______________________________

Pero veintiocho años atrás, un hecho -que todos conocen, que han memorizado y que consumen actualmente- apareció ante nosotros. Loving Pets. Mascotas humanas. Un vuelco al campo genético. Un avance científico inesperado en esos años. Una polémica aún no puesta en la mesa. Críticas. Desprecio. Admiración. Éxito. Consumo. Tanto… en un solo hecho. En una sola creación.

Recuerdo perfectamente el momento en que apareció en un noticiero. Me encontraba en una facultad de historia, acompañada de mi tutor. Era un gran avance tecnológico que no era otorgado a ninguna nación, sino a un único hombre. A fines de lo que se denominó una Guerra. Tras naves que fueron arrojadas al espacio. La invención del internet. Un solo hombre quebró el progreso en máquinas, colocando una criatura viviente como su invento y que inmediatamente fue su negocio. Una noticia dispuesta de manera factual, que a lo breve fue sepultada bajo críticas por uno de los reporteros. Y que durante meses fue una polémica instalada en nuestros televisores. En la actualidad, se mantiene registrada entre las polémicas comunes, mientras estas criaturas caminan entre nosotros en un limbo de cómo entenderlos dentro de la sociedad. Aún puedo oír el extenso argumento que mi tutor me entregó durante días, explicando su perspectiva respecto a estas criaturas «Abominación de la naturaleza».

Ese hombre, Lionel, ha sido una de las más grandes inspiraciones que han hecho avanzar mi vida. Y no por haber creado una criatura viviente. No por haber ignorado la ética científica. No poder haber generado una de las más grandes polémicas actuales.

Él generó una nueva sociedad sapiente.

Pets. Un término que me ahoga en expectativas.

No me decepcionen.
Aether
avatar
Administrador
Loving Pets


Mensajes : 656

Fecha de inscripción : 08/09/2012

http://www.lovingpets.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.